Visitar Malta: Conoce la isla amarilla


Visitar Malta significa disfrutar de playas azul turquesa, preciosas puestas de sol y un paisaje de casas amarillas con ventanas de colores que hacen de esta isla un lugar único.

Llegada:


Al llegar al aeropuerto internacional de Malta, el único del que dispone la isla, encontramos diversas opciones para desplazarnos hasta nuestro alojamiento; Taxis, servicio de transporte hasta los diferentes hoteles, alquiler de coches y servicio de autobuses. Esta última es la alternativa más económica, el billete puede comprarse en el propio autobús y la duración del trayecto es de aproximadamente 30 minutos dependiendo de la zona a la que nos dirijamos, pero ¡ojo! mejor que lleves dinero suelto para evitar problemas con el cambio.

El autobús X2, se dirige hacia las zonas más turísticas de Malta; Msida, Sliema y St. Julians. Mientras que el X7 finaliza su recorrido en la capital; La Valeta.

Si planeas establecerte en el país por una temporada larga, en el siguiente enlace encontrarás toda la información relativa al servicio de transporte público; horarios, rutas, precios, y más importante, el sistema de registro para la tarjeta de transporte, la Tallinja Card, que llegará a tu domicilio en unos días desde su solicitud.

¿Dónde alojarse?: Mejores zonas de Malta


La ubicación de tu hotel o apartamento puede variar en función de las necesidades o finalidad de tu viaje, si te diriges a Malta por turismo o si, de lo contrario, quieres establecerte allí una temporada.

Malta es un país con una extensión relativamente pequeña, sin embargo, existen muchas zonas deshabitadas, por lo que las distancias entre unas ciudades y otras, tanto en transporte público como en coche, pueden ser bastante largas.

Las ciudades más transitadas, con mayor ambiente y posibilidades de ocio son La Valeta, Sliema y St. Julians, sin embargo, los precios de los alquileres y hoteles son más elevados. Como alternativa existen otras zonas, muy cercanas a las anteriormente citadas, próximas al centro y con transporte público accesible, estas son Msida, Ta´Xbiex y Gzira.

*Recomendación para amantes de los helados: Si vives en Msida o estás en la zona, visita la heladería Bussy Bee Coffe shop, probablemente uno de los mejores helados artesanales que nunca he probado y a ¡muy buen precio!

Visitar Malta: La isla principal


Lugares más turísticos

Playa de Sliema, Surfside: Playa de roca que se encuentra en una de las zonas más transitadas de Malta. Está situada en pleno paseo marítimo, por lo que cuenta con la cercanía de tiendas y bares, de entre ellos destaca Surfside, con una amplia terraza hacia el mar y ¡WiFi gratis! así como un gran ambiente, sobretodo en verano. Esta playa tiene unas pequeñas piscinas naturales de agua cristalina proveniente del mar y es perfecta para practicar snorkel.

St. Julians: ¡Zona turística por excelencia! En St. Julians encontrarás el paseo marítimo, Spinola Bay y su mítica estatua de Love, también una pequeña playa artificial, de arena, St George Bay, que suele estar muy concurrida con vistas a la iglesia de Nuestra señora de Monte Carmelo. Pero, si por algo es conocido St. Julians, es por Paceville, donde se encuentran todos los clubs, bares y lugares para disfrutar de una buena fiesta en Malta.

Las playas que no te puedes perder

St. Peter´s Pool: Conocido por ser un lugar para amantes de los saltos, St Peter´s pool es una parada que no debes perderte por sus aguas cristalinas y precioso paisaje. Playa de roca, con elevaciones que permiten saltar al mar de forma “segura”. En verano, a pesar de su difícil acceso, está muy concurrida, por lo que encontrar un hueco a la sombra en el que poner la toalla es casi imposible.

Si te gusta la idea de comprar pescado y frutas frescas, el mercado de los domingos de Marsaxlokk es una buena opción, ya que se encuentra próximo a St. Peter´s Pool. Además en este pueblo de pescadores, alejado del turismo, disfrutarás de la verdadera esencia y paisaje maltés.

Playa de Cirkewwa, Paradise bay: Una de las pocas playas de arena de Malta, con una extensión mayor a las otras, rodeada de hoteles y bastante visitada en verano. Sus aguas brillantes y cristalinas hacen que sea uno de esos lugares que querrás visitar. Se encuentra alejada de las zonas más turísticas por lo que el recorrido hasta ella es largo, pero hay paradas de autobús justo a pie de playa.

Cerca de la playa de Cirkewwa se encuentra Popeye Village. Para llegar al lugar en el que se rodó la película de Popeye, podrás andar a través del campo por un sendero de tierra durante casi una hora o coger un autobús que hace este mismo recorrido pero no es muy frecuente en su ruta.

Popeye Village: A pesar de su difícil acceso, es un lugar que merece la pena visitar si tenemos tiempo extra en nuestro viaje. No es un pueblecito de pescadores, es en realidad un parque temático. La entrada es algo cara para lo que ofrece, (a menos que seas un auténtico fan de Popeye), y a pesar de que no recomendaría entrar al parque, el lugar sigue disponiendo de unas vistas espectaculares y una zona de baño en la que disfrutar de tu equipo de snorkel o buceo.

Blue grotto: Una de las paradas obligatorias durante tu estancia en Malta es Blue Grotto. Se trata de un conjunto de cuevas formadas por la erosión del mar que podrás recorrer en una de las barcas tradicionales maltesas, (los tickets pueden comprarse allí con dinero en efectivo).

El interior de las cuevas es un lugar mágico, en el que el agua brilla adornando las paredes con luces azules incluso a plena luz del día.

Golden bay & Riviera beach: ¡Dos pequeñas playas más de arena dorada en Malta! Mientras que Golden bay cuenta con fácil acceso, varios hoteles en su lateral y un chiringuito de playa, su vecina Riviera beach, se encuentra solitaria al final de un largo recorrido de escalones, rodeada de montaña y naturaleza, pero gracias a ello, es mucho más tranquila y no sufre tantas aglomeraciones en verano.

Más allá de las playas: Mdina & Dingli Cliffs

Mdina, la ciudad del silencio: Visitar Mdina es como viajar en el tiempo a una ciudad medieval amurallada. Imposible no dejarse envolver por su encanto al recorrer sus estrechas calles de piedra amarilla, con sus terrazas tradicionales, y sus ventanas de colores.

Además entre sus callejuelas encontrarás muchos restaurantes, entre los que destaca Fontanella Tea garden por su terraza en altura, sus vistas y sus riquísimas tartas y tés.

Dingli Cliffs: ¿Te gustan la naturaleza y los paisajes de postal?, haz una parada al atardecer en los acantilados de Dingli, (puedes aprovechar para visitarlos a tu vuelta a casa desde Mdina, ya que se están próximos a esta ciudad). Verás el sol desaparecer, ocultándose dentro del agua, mientras todo se ilumina a tu alrededor.

La Valleta & las tres ciudades; Cospicua, Senglea y Vittoriosa

La Valeta: La capital de Malta conserva su estilo medieval, sus casas antiguas de color amarillo, sus calles repletas de escaleras con vistas al mar y comercios tradicionales, hacen de esta ciudad un lugar digno de visitar. A pesar de estar rodeada de agua, La Valeta no tiene playa, por lo que sólo necesitarás unas buenas zapatillas con las que pasear por horas. En ésta ciudad se encuentran los principales museos de Malta y su catedral más famosa; St. John Cathedral. Además de los bonitos jardines de Upper Barrakka, desde los cuales podrás disfrutar de preciosas vistas.

Las tres ciudades, Fort St. Angelo: Desde el mirador de la Valeta, Upper Barrakka Gardens, separado por una pequeña entrada de mar, veremos las tres ciudades; Cospicua, Senglea y Vittoriosa. En esta última se encuentra el fuerte de San Ángelo, un lugar que data de la baja edad media, cargado de cuentos de reyes, conquistas e incluso fantasmas. Ideal para aquellos a los que les guste la historia y tengan tiempo extra durante su viaje.

Si tienes varios días para visitar Malta, sal de la isla principal y visita las islas de Comino y Gozo. ¡Aquí te cuento todo sobre cómo llegar y que ver en estas dos pequeñas islas paradisíacas!

En definitiva, a pesar de que Malta es una isla pequeña, tiene mucho que ver y es un destino lleno de paisajes naturales, preciosas playas y lugares de interés cultural.

Si lo que estás planeando es empezar de cero en Malta, no te pierdas: Vivir y trabajar en Malta y Mi historia en Malta.